Cuando se calibra bien un dispositivo de impresión se llevan a cabo una serie de procesos. El primero de ellos es el de linealización en el que se determinan, entre otros, los límites de tinta totales y por canal. Una vez llegados a ese punto, sabemos que dicho dispositivo “pinta” de manera lineal y eso es bueno. Por lógica, si mezclamos varios colores de un dispositivo linealizado podremos intuir el color resultante tal y como hacemos en nuestro programa de diseño (FreeHand, Illustrator, etc.). Sin embargo la experiencia nos demuestra que no es así.

La manera de esquivar esos errores consiste en pintar varias mezclas de colores conocidos, comparar los resultados teoricos con los practicos y crear una lista que contemple las correcciones pertinentes. A esa lista la conocemos como perfil ICC. Sobra decir que cuantos más parches de colores revisemos, más completo será el perfil ICC creado y más precisión de color obtendremos a la hora de imprimir.

Una vez tenemos nuestra impresora perfectamente calibrada podemos indicarle, por medio del software adecuado, que imprima según una normativa concreta, como por ejemplo la conocida y eficaz ISO 12647-7. Esta normativa se basa en el hecho de imprimir y medir una tira de control específica que contiene 75 parches de color más el blanco del papel. Si tras su lectura no se sobrepasan unos valores definidos por dicha norma, entonces estamos en condiciones de afirmar que ese impreso cumple con todos los requisitos necesarios para poder decir que “está bien impreso”.

De todos modos, con más frecuencia de lo que imaginamos, llegamos a imprimir ciertas pruebas de color que no se corresponden con los resultados esperados, incluso teniendo la impresora perfectamente calibrada y bajo la normativa en vigor. Todas las mezclas de colores que se utilizaron para la creación del perfil ICC gozarán de una gran precisión. El resto de combinaciones infinitas se deducen por aproximación a partir de las muestras tomadas y es justamente ahí donde erramos.

La tira de control oficial Ugra-Fogra MediaWedge CMYK únicamente comprueba el color de sus 75 parches, cosa que es mucho mejor que no tener nada, pero no ofrece total garantía en muchas ocasiones. Sin ir más lejos, la tira oficial no tiene control alguno sobre colores directos (PANTONE).

EFI Colorproof XF incorpora una nueva herramienta que nos permite imprimir con la máxima precisión cualquier color de gama CMYK que no esté incluido en el perfil utilizado. Dicha herramienta permite generar e imprimir una segunda tira de control que mostrará una serie de colores (configurable entre 16, 32 y hasta 64) que pertenecen al documento a imprimir. Dicha tira de control es dinámica, eso quiere decir que cambia de un documento a otro en lugar de medir siempre los mismos colores y toma tonalidades clave de ese documento en concreto. Al cambiar de documento, la tira dinámica será otra en base a ese nuevo documento.


Gracias a esta nueva herramienta podremos imprimir, verificar y optimizar cualquier documento con la máxima precisión que nos permita nuestra impresora. Además, si disponemos de una impresora de última generación que incorpore tintas adicionales (verde, naranja, etc.) podremos alcanzar un nivel de acercamiento hasta colores directos impensable para otros sistemas.
¡Solicite una prueba impresa a partir de su documento!
Puede descargarse un documento PDF sobre EFI Dynamic Wedge pulsando
aquí.
Si desea información adicional, por favor, envíenos un correo electrónico a:
madrid@cibergraf.esbarcelona@cibergraf.esvalencia@cibergraf.esbilbao@cibergraf.es